El Colegio Oficial de Podólogos (ICOPCV) ha advertido de que eliminar un callo en casa puede perjudicar gravemente la salud de los pies, siendo una práctica «sumamente peligrosa» para las personas diabéticas o anticoaguladas.

 

«Tenemos que tener en cuenta que un callo es un signo de mal apoyo y puede ser más que una dureza que tengamos que eliminar por simple estética. Las hiperqueratosis son una son una respuesta de nuestro cuerpo ante un exceso de fricción y/o presión en determinadas áreas del pie. Y es fundamental que acudir a un podólogo para averiguar la causa de esta sobrepresión en la zona», ha explicado la presidenta del ICOPCV, Pilar Nieto.

 

Un callo se produce porque el cuerpo produce queratinocitos (células de la epidermis) ante un estímulo externo, creando capas y capas, hasta que aparece la hiperqueratosis. Es un mecanismo de defensa que hace que se acumulen capas de tejido desvitalizado para intentar evitar que la zona padezca una lesión mayor como, por ejemplo, una ulceración.

 

«Desaconsejamos absolutamente tratar los callos en casa porque la aparición de un callo es un síntoma de algo que necesita una solución en nuestro miembro inferior. Principalmente, supone que hay un mal apoyo al caminar, por lo tanto, debe ser corregido con el tratamiento adecuado. Además, puede esconder una deformidad ósea que aunque, no sea evidente en el momento, pueda hacerlo en futuro afectando a la biomecánica de la persona», ha afirmado la vicepresidenta del ICOPCV, Maite García.

 

Por otro lado, los podólogos también han avisado de que muchas veces se confunden algunos tipos de callos con verrugas plantares y, si éstas son limadas, podría empeorarse más la patología puesto que éstas requieren un tratamiento específico y, además, son contagiosas.

 

«Existe la creencia de que los callos se pueden eliminar solos, pero esto no es así. Sólo cuando un podólogo encuentra el origen, se puede tratar. A veces, se requieren plantillas y, en otras ocasiones, la escisión del callo. En casos más graves, puede necesitarse cirugía», ha aclarado Nieto.

 

Asimismo, el ICOPCV ha informado de que los callos empeoran en las personas fumadoras por los efectos que tiene la nicotina sobre las células de la piel. Finalmente, han recordado que si se detecta mayor desgaste del calzado por fuera o por dentro, es importante acudir al especialista de la salud del pie para poder equilibrar la pisada de la forma más adecuada, ya que esto ayudará a prevenir futuras lesiones y dolores en los miembros del aparato locomotor.

Más información y contacto: PodoStudi

 

Fuente: Murcia Plaza

Más publicaciones

Cómo puede ayudar la podología al deportista

¿Cómo ayuda la podología en el deporte?

La podología deportiva la especialidad de la podología que trata las patologías y lesiones del pie que se manifiestan por causas de origen deportivo. Se encarga de equilibrar presiones y evitar la excesiva fatiga en ligamentos, músculos, tendones y articulaciones de deportistas, con el objetivo final de prevenir lesiones. Piensa por un segundo en la cantidad de veces que utilizas tus pies mientras practicas cualquier actividad física. Nos impulsamos, saltamos, corremos o simplemente nos desplazamos con nuestros pies, zona del cuerpo que acumula gran parte del esfuerzo deportivo. La pisada y la forma en que apoyamos nuestros pies tienen una relación directa con nuestro rendimiento deportivo. Además, debemos tener en cuenta que cualquier pequeño defecto durante la pisada puede derivar en una lesión. El pie humano y el tobillo forman una compleja estructura mecánica compuesta por 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos, ligamentos y tendones. Esta complejidad permite al pie tener la capacidad de moverse y asumir gran parte de la amortiguación de nuestro cuerpo, necesaria para no lesionar otras estructuras como la rodilla. Para hacernos una idea, cuando una persona corre puede llegar a cargar en su pie de apoyo hasta 3-4 veces su peso, esfuerzo que es soportado gracias a la forma de bóveda elástica de nuestros pies y a su movilidad. De hecho, el pie protege al resto del sistema osteomuscular de la mayor parte de los impactos que se producen en la práctica deportiva. Un breve resumen: Aproximadamente el 50% de los corredores amateur sufrirán una lesión en su práctica deportiva Muchas de estas lesiones están localizadas en el pie o éste es un causante directo. En la segunda mitad del apoyo el pie soporta hasta el 250% del peso corporal. Estas fuerzas se encuentran en los límites del umbral de resistencia de las estructuras óseas y tisulares del pie, provocando microtraumas. Es importante conocer en detalle qué zonas del pie son las que mayores presiones soportan y qué estrategias terapéuticas podemos realizar para reducir dichas presiones ¿Y cómo podemos resguardar de manera efectiva nuestros pies? Mediante un estudio biomecánico informatizado de la marcha. Este estudio permite a cualquier deportista conocer posibles defectos durante la ejecución de la pisada, lo que, unido a las recomendaciones y tratamientos de un podólogo, previenen la aparición de lesiones. Se trata de una práctica obligatoria para deportistas de élite, y por supuesto está indicado para cualquier persona que comience a practicar deporte, especialmente para todas aquellas que lo realizan de forma intensa o profesional. Este sistema, unido a un análisis de la pisada en posición estática, dinámica y postural, permite al podólogo diagnosticar la plantilla más acorde a tus necesidades. Y este es un punto importante, ya que la plantilla debe estar perfectamente amoldada al tratamiento que tu pie precisa. La plantilla debe posibilitar la movilidad del pie durante el ejercicio, pero debe estar compuesta del material adecuado. Una plantilla muy dura limitará la capacidad amortiguadora del pie, mientras que una muy blanda puede transmitir inestabilidad a la rodilla, que puede desencadenar daños importantes en cartílagos y meniscos. ¿Cómo puede ayudar un podólogo a tener un rendimiento deportivo óptimo? La podología deportiva conlleva numerosos beneficios, entre los que se encuentran: mejorar el rendimiento y evitar un número importante de lesiones relacionadas con la forma de caminar, la pisada y la forma de correr, ya que la distribución anatómica y el perfil biomecánico de cada uno puede predisponer a padecer determinadas patologías. Por ello, los expertos en el cuidado de deportistas son conscientes de la importancia que adquiere la podología deportiva para el estado óptimo de los deportistas, siendo un pilar en su cuidado. Además de estar especializados en exploración biomecánica y en el tratamiento deportivo personalizado, la podología deportiva también está basada en las plantillas deportivas individualizadas y especializadas, y en otros aspectos como: Análisis del gesto deportivo. Valoraciones posturales. Programas de estiramientos y recolocación postural. Consejos básicos para el calzado y la prevención de lesiones. El podólogo es, por tanto, el profesional sanitario capacitado para realizar un correcto estudio biomecánico de la pisada para determinar las causas que pueden provocar una sobrecarga en el pie. Prevención de lesiones y mejora del rendimiento La podología deportiva es esencial para la prevención de lesiones y la mejora del rendimiento deportivo Los profesionales de esta disciplina trabajan para mejorar la salud de los pies de las personas que practican deporte, permitiéndoles prevenir y atender cualquier anomalía que pueda surgir en sus pies. Es vital que los deportistas acudan a la consulta de podología para las revisiones periódicas con las que puedan anticiparse a posibles problemas derivados de la práctica deportiva que puedan desembocar incluso en daños más graves para otras partes de su cuerpo. ¿Qué lesiones deportivas son las más frecuentes?  En general, las lesiones más comunes en el deporte son: Las lesiones de las partes blandas: por ejemplo, los trastornos de las uñas, la bursitis y la hiperqueratosis. Entre las lesiones de las estructuras óseas son muy frecuentes las sobrecargas de los metatarsianos (zona de las almohadillas del pie), que producen un dolor localizado en la planta del pie. Suele darse en atletas y personas que practican deportes de alto impacto, las cuales llevan un calzado con una suela muy delgada; o en bailarinas clásicas que soportan mucho peso de puntillas. Se pueden producir lesiones en las estructuras superiores de la planta del pie, dependiendo de la biomecánica y de la manera en que una persona corra, camine o practique un deporte. Entre ellas, cabe destacar los esguinces de repetición del tobillo. Una pronación acentuada puede llegar a ocasionar trastornos en las rodillas, de menisco, o de rótula, entre otros. ¿Eres deportista, profesional o aficionado, y te gustaría  prevenir y mejorar tu rendimiento? No lo dudes y visita nuestro centro Podostudi en Felanitx. Nuestro equipo multidisciplinar de profesionales, que incluye además de podólogos, fisioterapeutas, osteópatas y entrenadores deportivos te ayudarán a conseguir tus objetivos minimizando el riesgo de lesiones. Anterior Siguiente

Leer
Nuestro estado de salud visto desde nuestros pies

Nuestro estado de salud visto desde nuestros pies

Una de las partes de nuestro cuerpo a la que menos atención prestamos son nuestros pies y, sin embargo, estos nos pueden dar mucha información sobre nuestro estado de salud general. Estas son algunas de las alteraciones a las que tienes que permanecer atento y lo que pueden indicar: Mal olor Generalmente se debe a una higiene deficiente, pero si esta no es la causa la aparición de las bacterias que generan el mal olor puede deberse a otros problemas como cambios en el metabolismo, estrés, mala alimentación o incluso diabetes. Si cambiando tus hábitos de higiene no consigues resolver este problema acude a un podólogo para determinar la causa. Pies fríos Tener los pies fríos, más allá del invierno, suele ser un claro síntoma de problemas de circulación sanguínea. Pies hinchados La hinchazón de pies puede deberse a múltiples causas: el calor, tener sobrepeso, alguna lesión, la ingesta de alcohol… Si la inflamación no se ha pasado en un par de semanas acude a tu podólogo ya que la razón podría estar en otros problemas subyacentes, como dificultades cardíacas y renales. Pies adormecidos Tener los pies entumecidos de forma recurrente y constante puede ser indicativo de enfermedades como la esclerosis múltiple, la diabetes o la fibromialgia, entre otras. Lunares nuevos Si has desarrollado un lunar en los pies de forma reciente acude inmediatamente al médico para realizar un seguimiento y las pruebas oportunas ya que podría tratarse de un melanoma maligno. Uñas con otro color Dependiendo de la patología que cause el cambio de color en las uñas estas pueden tornarse amarillentas, negras, blanquecinas o verdosas. Los hongos son una causa común de esta problemática, pero también podría deberse a otras cuestiones como dificultades en la circulación de la sangre, problemas hepáticos y enfermedades crónicas. Por todo ello, hay que vigilar nuestros pies, cuidarlos y estar atento ante cualquier síntoma anormal. Visitar a un podólogo regularmente no solo es una forma de detectar problemas en tus pies sino en tu estado de salud. Anterior Siguiente Fuente: Colegio Oficial de Podólogos de Castilla la Mancha

Leer